Jabugo deja de certificar cebo de campo


 20/05/2019
 Cerdo Ibérico

El sector porcino extremeño va a ver limitadas su ventas a Huelva aunque se subraya que el impacto de la medida será mínima

La denominación de origen protegida (DOP) Jabugo solo amparará productos procedentes de guarros ibéricos puros y de bellota. Será la primera DOP de las cuatro del porcino ibérico en España que optará por certificar jamones y paletas con estas máximas condiciones de calidad y de pureza racial del animal. La medida afecta a los ganaderos extremeños de porcino que venden a Huelva con destino a esa denominación aunque desde el sector regional se apunta a que su impacto no será excesivo. La denominación de origen Dehesa de Extremadura se va a plantear una medida idéntica a corto plazo.

El consejo regulador de la denominación Jabugo va a hacer efectivo en pocas semanas el cambio de condiciones introducido en su pliego para certificar productos bajo ese sello. El Ministerio de Agricultura no ha puesto reparos y tampoco la Junta de Andalucía y la de Extremadura. Las dos regiones pertenecen al ámbito geográfico de la DOP onubense. La decisión implicará, de forma práctica, vender un producto más exclusivo y a mayor precio.

Hasta ahora, Jabugo, como el resto de las DOP, certificaban no solo paletas y jamones procedentes de ibéricos puros y que en su fase final solo de alimentan de bellota y pastos naturales en montanera. También admitía cochinos que no eran ibéricos puros, esto es, cruzados con otros de la raza Duroc y, además, no solo se engordaban en montanera.

Eran los cerdos de cebo de campo, la categoría más habitual en Extremadura. Un guarro de cebo de campo es aquel que se engorda en régimen extensivo (no encerrados en granjas) con los recursos de la dehesa pero también con piensos (cereales y leguminosas, sobre todo).

«La DOP Jabugo lleva trabajando desde hace al menos dos años en este cambio. No nos sorprende porque han optado por una política clara: la diferenciación del producto ibérico. Una diferenciación que pase por la máxima calidad», explica Elena Diéguez, secretaria de Aeceriber (la asociación de defiende los intereses de los productores de cerdo ibérico puro) y también integrante del consejo regulador de la DOP Dehesa de Extremadura.

Competir mejor

«Queremos transmitir un mensaje claro y nítido a los consumidores de la Unión Europea posicionando a la DOP Jabugo en el segmento del mercado más exigente, al mismo tiempo que se es coherente con la tendencia del producto certificado ya que el número en la clase II es cada vez menor», se añade desde la denominación andaluza. Por clase II se refiere a paletas y jamones que hasta ahora se hacían con ibéricos que no lo eran cien por cien (la exigencia era al menos del 75%).

«Jabugo certificaba ya muy poco producto que no fuera de animales de la máxima pureza racial y de bellota. El cerdo de cebo de campo era mínimo para ellos. Ahora directamente lo eliminan para volcarse en hacer algo más exclusivo. Me parece lógico», añade Diéguez.

Lucía Maesso, ganadera y presidenta de Aeceriber, va a en esa línea. «Es la mejor manera también para competir en un mercado en el que está la norma de calidad y donde puede existir tres clases de cebo de campo (en función de un mayor o menor número de cabezas por hectárea). Por eso el cebo de campo me parece una especie de cajón de sastre con calidades diferentes», dice.

Maesso se explica. «Hay un cebo de campo de alta calidad y que no es de bellota por peso o porque entró tarde en montanera, no por otra cosa. Y con una carga ganadera baja, de 15 animales por hectárea. Pero también existe otro más intensivo y con más cabezas por hectárea».

Diéguez y Maesso coinciden en que el cambio de condiciones de la DOP Jabugo tendrá un impacto mínimo en los ganaderos extremeños. «Son muy pocos los que mandan cebo de campo. Solo lo hacen con ibéricos puros y de bellota. Ahora pueden seguir vendiendo allí pero para la norma de calidad, no para su DOP», indica la secretaria técnica.

«Jabugo ha optado por un camino y es su decisión. La respetamos», expresa Antonio Cabezas, director general de Ganadería para explicar que la Junta haya aceptado el cambio de condiciones en los criterios elegidos por esa denominación. Es el camino que también medita seguir a corto plazo la DOP Dehesa de Extremadura, explica Diéguez.

«Nosotros también estamos en esa línea de máxima calidad. De los 20.000 cochinos que se certificaron por Dehesa de Extremadura en la última campaña apenas 1.500 eran de cebo de campo. Debatiremos el cambio como Jabugo este año ya para próximas campañas», finaliza.

Fuente original: www.hoy.es
 Autor/es : CELESTINO J. VINAGRE
 

Más noticias


Sin contenido relacionado