El coronavirus también complica la campaña de esquileo: las cuadrillas no llegan a España


 27/03/2020
 Ganadería

El cierre de las fronteras de la Unión Europea por la pandemia del coronavirus impide la llegada de unos 300 uruguayos que normalmente participan en esta campaña y son esenciales para sacarla adelante.

El cierre de las fronteras de la Unión Europea por la pandemia del coronavirus impide la llegada de unos 300 uruguayos que todos los años participan desde últimos de marzo en la campaña de esquileo de ovejas, cuyo retraso está asegurado e incluso existe la amenaza de que queden animales sin pelar.

En declaraciones a Efeagro, el gerente de la sociedad agraria extremeña Fovex, Gaspar González, explica que sólo han conseguido traer a 14 uruguayos antes de que se cerrasen las fronteras: un número “a todas luces insuficiente” para cubrir la demanda de sus ganaderos.

En Fovex, el esquileo tiene lugar durante los meses de abril y mayo, y González ya asume que este año el retraso es inevitable porque, “mínimo, hasta el 30 de abril” no cree que, “en el mejor de los casos”, pudiesen volar a España los esquiladores.

Que se retrasase un mes el inicio de esta labor es un “mal menor” que puede ser “asumible” por los ganaderos.
Las otras alternativas pasan por contratar a esquiladores nacionales, porque los hay que tienen esta ocupación como trabajo “de temporada”, aunque duda que la mano de obra disponible sea la suficiente para cubrir el “vacío” que dejan los extranjeros.

Si finalmente fuese esa la solución, no descarta que la campaña se prolongase hasta los meses de verano.
La otra opción es dejar las ovejas sin pelar, algo que no es recomendable desde el punto de vista higiénico-sanitario para las cabezas de ganado, incide.

Una situación similar relata Alfonso Suárez, que gestiona junto a su socio la empresa Esquiladores Montaña de León y que iba a contratar este año a 52 uruguayos para los tres meses y medio de esquileo (desde finales de marzo a primeros de julio).

Las fronteras se han cerrado por la pandemia y se han quedado “parados” sin “nada” que hacer.
Suárez pide “tranquilidad” a los ganaderos a la espera de acontecimientos, por lo que da por hecho los retrasos y tampoco cree que haya suficiente mano de obra española para dar salida a toda la demanda.

Desde la Asociación Española de Criadores de Raza Merina (Aecme), su secretario general, Felipe Molina, no resta importancia a este “problema” porque el porcentaje de esquiladores extranjeros es “grande”.
Si finalmente no pueden venir esos operarios, estima que el esquileo en vez de durar tres meses se prolongará “cuatro o cinco”.

También ve la solución alternativa en ir echando mano de los españoles pero matiza que no es fácil encontrar esquiladores porque es una profesión que “requiere técnica y aprendizaje”.

Fuente original: efeagro.com
 Autor/es : Juan Javier Ríos /EFEAGRO
 

Más noticias


Sin contenido relacionado